sábado, 23 de julio de 2016

El principito

Título: El principito

Autor: Antoine De Saint-Exupéry

Precio: 5,95€

Encuadernación: tapa blanda

Editorial: Emecé / Salamandra

Año de publicación: 6 de abril de 1943

Nº de páginas: 93




Sinopsis:


El principito  es un cuento poético que viene acompañado de ilustraciones hechas con acuarelas por el mismo Saint-Exupéry. En él, un piloto se encuentra perdido en el desierto del Sahara luego de que su avión sufriera una avería, pero para su sorpresa, es allí donde conoce a un pequeño príncipe proveniente de otro planeta. La historia tiene una temática filosófica, donde se incluyen críticas sociales dirigidas a la «extrañeza» con la que los adultos ven las cosas. Estas críticas a las cosas «importantes» y al mundo de los adultos van apareciendo en el libro a lo largo de la narración.


Aunque haya gente que crea que El principito sólo es un cuento para niños, creo que eso es un error, ya que el libro trata sobre temas de la vida, filosóficos, los cuales te hacen pensar y reflexionar sobre los aspectos de la vida, ese fue uno de los puntos que más me gustó del libro. Que fuera capaz de hacerme reflexionar de los temas que habla, dándome cuenta de muchas cosas y gracias a ello aprendiendo.

NO importa la edad en la que leas este libro, te va a enseñar de todos modos porque vas creciendo como persona con el principito.

Es un libro muy finito, que se puede leer en un día perfectamente y además contiene ilustraciones muy frescas, haciendo mucho más fácil la lectura y más llevadera.
La forma de escribir del autor me resultó muy limpia, fácil de leer, me gustó mucho como se expresaba y como te introducía en la historia.

Os dejaré algunos trozos que me gustaron:

"-No sois en absoluto parecidas a mi rosa; no sois nada aún -les dijo-. Nadie os ha domesticado y no habéis domesticado a nadie. Sois como mi zorro. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo."

"-Sois bellas, pero estáis vacías - continuó-. No se puede morir por vosotras. Sin duda que un transeúnte común creerá que mi rosa se os parece. Pero ella sola es más importante que todas vosotras, puesto que es ella la rosa que he regado. Puesto que es ella la rosa que puse bajo un globo. Puesto que es ella la rosa que abrigué con el biombo. Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté (salvo las dos o tres que se hicieron mariposas). Puesto que es ella la rosa a la que escuché quejarse, o alabarse, o aun, algunas veces, callarse. Porque ella es mi rosa."

"-Pero los ojos están ciegos. Es necesario buscar con el corazón."


Puntuación:

4/5